El legajo del ministro de Energía y Minas

El legajo del ministro de Energía y Minas

Empresa de Iván Merino tiene denuncias laborales en la Sunafil y es dueña de un portal que en los últimos años se dedicó a atacar a Marco Arana y Verónika Mendoza, socios políticos del Gobierno de Pedro Castillo.

Bruno Amoretti

bruno.amorettia@gmail.com
Bruno Amoretti

Bruno Amoretti

bruno.amorettia@gmail.com
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El ministro de Energía y Minas, Iván Merino Aguirre, ha pasado desapercibido para el escrutinio público. Merino, quien antes de su nombramiento no presentaba credenciales para el cargo, dirige una página web dedicada a atacar a rivales políticos y gerencia una empresa con varias denuncias laborales.

Merino es huancaíno y, según el Registro Nacional de Grados y Títulos de la Sunedu, no ostenta ningún título profesional. Su trayectoria, salvo por la estrecha amistad con Vladimir Cerrón, es un enigma. El titular de Energía y Minas viene de ser gerente general de tres empresas. La primera de ellas, Sur Instituto de Desarrollo e Investigación, fue fundada junto a su esposa, la economista argentina-peruana Celeste Rosas.

De acuerdo con información de la Sunat, la segunda empresa de Merino es Sur Escuela Superior de Gestión S.A.C., que tiene como rubro principal “actividades de consultoría de gestión”. Entre el 2008 y 2011, la compañía realizó contratos directos con el Estado, a través de gobiernos regionales, por 135 mil soles, según el Seace.

Sur Escuela Superior de Gestión registra, según información a la que accedió EL FOCO, tres procesos administrativos sancionadores en trámite en el Ministerio de Trabajo. La entidad que está revisando las denuncias laborales es la Sunafil, organismo que, según información recogida por EL FOCO, en las próximas semanas resolverá los casos.

Documento sobre los tres procesos administrativos por maltrato laboral de Sur Escuela Superior de Gestión S.A.C., propiedad de Iván Merino, registrado en Sunafil.

En el 2018, Sur Escuela Superior de Gestión fue contratada para ejecutar sensibilización de campo en el marco de un macroproyecto estatal de telecomunicaciones en Junín, Puno, Moquegua y Tacna. Sus funciones como consultora consistían en realizar talleres de comunicación y solución de conflictos a 940 comunidades campesinas de distintas regiones. EL FOCO conversó con personal que trabajó con el ministro Merino en ese proyecto.

“Mi cuestionamiento hacia Merino es ético”, dice un trabajador que pidió el anonimato por temor a represalias por parte del ministro de Energía y Minas. Según cuenta el informante, el personal contratado por Merino tuvo problemas desde el inicio del proyecto. Durante meses, los trabajadores no tuvieron contrato y no cobraron sus sueldos hasta varios meses después.

“Manipulaba a sus facilitadores. Les abonaba impuntualmente no por falta de dinero, sino porque los paseaba hasta el final, hasta cansarlos”, dice otro de los exempleados de Merino. Cuando terminó el proyecto, varias personas no recibieron sus pagos y las deudas se acumularon, a tal punto que entre seis trabajadores presentaron quejas formales al Ministerio de Trabajo por la vulneración de derechos laborales.

Sur Escuela Superior de Gestión no solo se dedicó a las consultorías, sino también a la edición de libros. El sello fundado por Merino es Sur Editorial, y fue creado para elaborar textos académicos. La editorial, sin embargo, se dedicó a hacer propaganda, vía Facebook y su blog, afín a Perú Libre y lanzar ataques a otros sectores de la izquierda, como Nuevo Perú o Frente Amplio.

Durante la campaña presidencial de primera vuelta, la página de Facebook Sur Editorial, de propiedad del ministro Iván Merino, lanzó adjetivos contra Verónika Mendoza, socia política del Gobierno de Pedro Castillo. (Foto: captura de pantalla).

Sobre Marco Arana, el portal de Merino escribió: “un exsacerdote desleal de convocatoria mínima que no tuvo escrúpulos para desplazar a sus propios militantes para obtener una curul congresal”. A Verónika Mendoza le dedica adjetivos como “socialdemócrata malagradecida” y “peón de Nadine”. Los golpes bajos contra Mendoza han sido frecuentes y provienen desde la campaña presidencial del 2016. “Si salió congresista (en el 2011), se debe al sentimiento izquierdista de la ciudad imperial, que, vuelvo a decir, si Shrek estaría número uno en la lista, él hubiera estado de congresista”, dice una de las publicaciones de la web de Merino.

Página web de Sur Editorial, de propiedad del ministro Merino, atacando a Verónika Mendoza. “Dado el nivel de comprensión lectora de los fans de la señorita”, dice la publicación. (Foto: captura de pantalla).

Mientras tanto, el apoyo a Castillo es notorio. “La propuesta (de Perú Libre) ha logrado que su crecimiento sea relevante y al margen de los resultados en las elecciones generales, se está convirtiendo en el único referente serio de la izquierda en el Perú”, se lee en una publicación del 5 de abril último. En el portal del ministro Merino no se puede encontrar contenido alguno relacionado a estrategias de alcance nacional en materia de actividades minero-energéticas.

Otra publicación del portal del ministro Merino, ahora apoyando la candidatura de Pedro Castillo. En las conclusiones, la publicación sostiene que Perú Libre es el “nuevo cambio” en un “país infiltrado en sus extremos por agencias norteamericanas”. (Foto: captura de pantalla).

El pasado 9 de agosto, el premier Guido Bellido afirmó, vía Twitter, que de los 19 ministros que conforman su gabinete, “solamente 3 pertenecen al Partido Político Nacional Perú Libre”. Se refería a él, Dina Boluarte (Midis) y Rubén Ramírez (Ambiente). “Los demás ministros pertenecen a otros sectores de la sociedad civil o a otros partidos políticos”, escribió Bellido. 

En el Registro de Organizaciones Políticas, Merino no posee ningún historial de afiliación a un partido, lo cual podría dar a entender que la versión de Bellido es correcta. Sin embargo, EL FOCO consultó con fuentes de Perú Libre sobre la presencia del actual ministro antes y durante la campaña electoral. Las respuestas son contradictorias.

Parte del ala magisterial del partido, más ligada a Pedro Castillo, afirma no haber escuchado el nombre de Merino sino hasta su designación la noche del jueves 29 de julio: “Nosotros no habíamos escuchado nunca su nombre, al menos en las regiones era un desconocido”. Sin embargo, este desconocimiento sobre la figura de Merino no la comparte el ala cerronista.

En la facción de Vladimir Cerrón confirmaron a esta publicación que Merino fue parte del equipo técnico en segunda vuelta para la campaña de Perú Libre, pero que su vinculación formal con el partido de Junín es aún desconocida. En efecto, en la lista oficial de nombres que fueron asesores técnicos de Castillo luego del 11 de abril, Merino no figura, aunque sí el de su esposa, quien es recordada por aparecer en el bloque de medio ambiente.

EL FOCO buscó entrevistar a Merino, pero no obtuvo respuesta. En su oficina del noveno piso del edificio Tiffany’s, en el Cercado de Lima, le dejamos el recado y nuestros datos a su secretaria, pero nunca nos llamó.

Comentarios de nuestros suscriptores

Deja una respuesta

Únete a nuestra comunidad de suscriptores en Patreon

Apoya el periodismo sin intocables

Suscríbete

Últimas publicaciones: