Guerra avisada

Guerra avisada

El desorden en Perú Libre ha provocado que el propio presidente Pedro Castillo sea el vocero y negociador de la bancada oficialista. Las pugnas entre el bloque magisterial y el ala radical entorpecieron las negociaciones con la oposición.

Alonso Zambrano

azambrape@gmail.com
Alonso Zambrano

Alonso Zambrano

azambrape@gmail.com
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

Los gestos hablan. La nueva oposición congresal -conformada por las bancadas de Fuerza Popular, Acción Popular, Avanza País, Alianza para el Progreso y Podemos Perú- ha iniciado una estrategia coordinada para petardear al gobierno de Pedro Castillo. El plan surge en respuesta a la designación de Guido Bellido como premier. Y, según fuentes consultadas, consiste en interpelar a tres ministros en el corto plazo: el canciller Héctor Bejar y los ministros de Defensa y Transportes y Comunicaciones.

La coalición de oposición no tiene el menor deseo de negociar con el Ejecutivo si es que este no hace cambios en el Gabinete. Por ello, trabaja de manera mucho más coordinada que el bloque oficialista, que ha empezado a perder respaldo en sus principales aliados. La poca muñeca política del oficialismo y las divisiones en Perú Libre están a tal nivel de desorden que el propio presidente ha hecho de vocero del bloque magisterial.

La visita del jueves último del presidente Castillo al Congreso fue con una consigna concreta: pedir que se reconsidere la presidencia de la Comisión de Educación, asignada a Renovación Popular. Ese fue uno los pedidos, según fuentes consultadas, que le hicieron congresistas del bloque magisterial. Castillo llegó al parlamento acompañado de algunos congresistas de la bancada de Perú Libre, entre los que destacan el exvocero Alex Paredes y Guillermo Bermejo.

Presidente Pedro Castillo ingresando al Parlamento, acompañado de congresistas de la bancada de Perú Libre. Su objetivo: pedir la dirección de la Comisión de Educación. (Foto: Fabiola Granda)

En las últimas semanas, el grupo de congresistas de Perú Libre, conformado por 13 parlamentarios, ha amenazado con iniciar un proceso de separación. Y es que los manejos del ala que controla Vladimir Cerrón en la bancada es visto como uno de los principales obstáculos para lograr la aprobación de grandes reformas en los próximos cinco años.

En el ala castillista consideran que, mientras que los allegados a Cerrón sigan a la cabeza, la oposición continuará bloqueando toda propuesta legislativa. Es por ello que acudieron a Castillo para intentar calmar las aguas. Esa es la razón de la visita de Castillo al Palacio Legislativo.

Sin embargo, el presidente salió de la reunión con María del Carmen Alva con las manos vacías. En su encuentro, donde también participaron los miembros de la Mesa Directiva, Castillo pidió reconsiderar la titularidad de la Comisión de Educación, pero le dijeron que los grupos de trabajo se definían por votos, y que debía respetarse la independencia de poderes. “Castillo no puede venir a Palacio, en plan de lloriqueo, a pedir la Comisión de Educación”, declaró la congresista Norma Yarrow, de Avanza País, mientras Castillo se reunía con Alva.

Tras el cónclave, Castillo dejó la sala de reuniones escoltado por congresistas de Perú Libre. Es entonces que un asesor se acercó al profesor y le planteó dialogar con la bancada de Renovación Popular. Este grupo parlamentario ha evitado unirse a la coalición liderada por el fujimorismo porque, pese a los aparentes desencuentros con Perú Libre, comparte una agenda conservadora y “anti-caviar”.

Por eso no tienen problemas en apoyar las propuestas educativas del magisterio, siempre y cuando se haga una limpieza del Gabinete Bellido. “Le dijeron a Castillo que lo estaban esperando arriba”, dice  una fuente del partido de Rafael López Aliaga. Pese a la intención de Castillo a acudir al encuentro, personal de la Mesa Directiva le dijo al mandatario que no podía salirse del protocolo. “Parece que no sabe bien los procedimientos del Congreso, no sabemos quién lo está asesorando”, dice un congresista de oposición.

Nano Guerra García, vocero de Fuerza Popular, junto a parlamentarios de Avanza País y Renovación Popular, presenta una moción para interpelar al canciller Héctor Béjar. (Foto: Fabiola Granda)

Un día antes de la visita, el miércoles 11, en horas de la noche, la bancada de Perú Libre realizó una reunión para definir la distribución de las comisiones. En el encuentro se conversó de “responsabilidades políticas” de los voceros: Waldemar Cerrón y Jaime Quito, quienes justificaron la derrota argumentando que la decisión de quitarles los grupos de trabajo era inevitable.

En la cita en Palacio se evitó abordar el tema de la división del bloque magisterial, pero no era la primera vez que la bancada en su totalidad hacía un “control de daños”. Un hecho que aún recuerdan congresistas de Perú Libre es cómo, tras perder la postulación a la Mesa Directiva, un grupo del ala radical tildó de “incapaz” a Alex Paredes, el exvocero de la bancada, quien terminó siendo retirado del cargo.

En la reunión del miércoles, sin embargo, los ánimos fueron diferentes. Lo que se hizo fue “continuar con el plan de unidad” y proponer cómo lograr la reconsideración de las comisiones. También se discutió qué congresistas ocuparían las presidencias de las comisiones entregadas a Perú Libre.  “Ellos han decidido por nosotros en qué comisión ponernos. Se han dado el lujo de poner las comisiones en blanco, para que simplemente nosotros vayamos a la Junta de Portavoces tirándonos un papel a la mesa para que lo podamos llenar nosotros. Eso me parece una falta de respeto a lo que representamos como congresistas”, dijo a esta publicación Jaime Quito, vocero alterno de la bancada oficialista.

Izquierda: Alex Paredes, quien integra el bloque magisterial de la bancada de Perú Libre. Lo llamaron “incapaz” tras perder las negociaciones por la Mesa Directiva. Derecha: Jaime Quito, vocero alterno de la bancada. (Fotos: Fabiola Granda / Andina)

Luego de sesionar en el Pleno y de que María del Carmen Alva comunicara el pedido del presidente Castillo, en Junta de Portavoces se acordó que Renovación Popular seguiría a la cabeza de la Comisión de Educación. Pero por otro lado, debido al frustrado primer intento de dialogar con Castillo en el Parlamento, congresistas de la bancada celeste acudieron presencialmente a Palacio de Gobierno, el jueves último. Fue a las 9:30 de la noche.

En la reunión propusieron a Castillo dirimir entre las propuestas educativas del magisterio y la propuesta de la asamblea constituyente. También instaron a “quitar a los ministros cuestionados” del gabinete. El propio Jorge Montoya, en declaraciones a RPP, dio detalles sobre lo tratado en la reunión: “Le manifesté de que era necesario que haga un cambio de ministros y que saque de su agenda el tema de la Asamblea Constituyente y el cambio de Constitución porque estaba alejando capitales que podrían venir”.

Los últimos embates de la nueva mayoría congresal solo han crispado los ánimos en la bancada oficialista, que tampoco cuenta con el apoyo seguro de sus exaliados: como lo era la bancada de “Somos Perú-Partido Morado”. En este grupo parlamentario se ha visto con malos ojos la designación del ministro de Transportes, Juan Francisco Silva. La designación de Bellido también es uno de los principales motivos de su distanciamiento con el oficialismo, lo que podría devenir en que este grupo parlamentario vote en rojo en la cuestión de confianza.

Waldemar Cerrón y Guillermo Bermejo, parlamentarios del ala radical de Perú Libre. “No al golpe parlamentario”, dicen los carteles cargados por los congresistas oficialistas en rechazo a cómo se repartieron las comisiones de trabajo. (Foto: Fabiola Granda)

Desde la coalición opositora -liderada por Fuerza Popular- se tiene en la mira a los ministros de Relaciones Exteriores, Héctor Béjar y de Defensa, Walter Ayala. “Béjar debe aclarar si ha pedido el retiro del Perú del Grupo de Lima. De ser así, ello reflejaría la voluntad del presidente Castillo y sus aliados de avalar esta dictadura y violación de derechos humanos por parte del chavismo”, dijo hoy el congresista fujimorista Eduardo Castillo.

La embestida de interpelaciones y sabotaje ha puesto contra la espada y la pared a la bancada del lápiz. “Lo único que nos va a quedar es acudir a las bases. Tal y como están así en el Congreso la única forma de hacerlos entender es bajar a las bases y gobernar con el Pueblo. No queda otra. Vamos a ser tolerantes e intentar conversar, pero si persiste esta actitud de enfrentamiento, de entorpecer, de querer hacer prevalecer lo que les conviene, bueno pues habrá que bajar a las bases a conversar. Seguramente las bases también levantarán su voz de protesta porque ellas han votado por el cambio, no puede seguir la misma situación”, dice el congresista Jorge Coayla, del ala moderada de Perú Libre.

Por lo pronto, la mayoría opositora ha aprobado una moción para investigar irregularidades en el proceso electoral. También ha puesto en trámite una moción para interpelar al canciller Béjar. Y aprobó investigar los primeros días del presidente Castillo en Palacio de Gobierno. Además, se ha visto favorecido del accionar del defensor del Pueblo, Walter Gutiérrez, quien anunció la presentación de un proyecto de ley para “institucionalizar el Consejo de Estado”. Esto es visto con buenos ojos por la oposición porque le resta control político al presidente.

También se ha planteado reactivar la comisión encargada de elegir a los seis miembros del Tribunal Constitucional, una instancia decisiva en caso llegue un escenario de disolución o vacancia. Como si no bastara con los ataques externos, en el propio Perú Libre han empezado a darse pugnas en su núcleo de poder. En la bancada se preguntan dónde anda la vicepresidenta Dina Boluarte, rememorando lo ocurrido en otros períodos presidenciales.

Comentarios de nuestros suscriptores

Deja una respuesta

Únete a nuestra comunidad de suscriptores en Patreon

Apoya el periodismo sin intocables

Suscríbete

Últimas publicaciones: