La Confiep, dos encuestadoras y Keiko Fujimori

La Confiep, dos encuestadoras y Keiko Fujimori

En plena segunda vuelta del 2011, el gremio empresarial más poderoso del país contrató los servicios de las encuestadoras Datum e Ipsos Apoyo. Los estudios de opinión fueron pagados con dinero de Odebrecht.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

Dentro del voluminoso expediente de la acusación penal del fiscal José Domingo Pérez contra la candidata presidencial Keiko Fujimori hay una historia poco conocida. Se trata de la contratación que hizo la Confiep de dos empresas encuestadoras durante la segunda vuelta del 2011. Esos servicios se pagaron, según testimonios y documentos recolectados por el Equipo Especial Lava Jato, con dinero de la constructora brasileña Odebrecht.

EL FOCO accedió al expediente completo, donde, a lo largo de las páginas 424 y 431, el fiscal Pérez explica el papel que cumplió la Confiep en aquella segunda vuelta presidencial donde se enfrentaban Keiko Fujimori y Ollanta Humala. Según la investigación del Ministerio Público, entre el 19 de abril y 5 de junio del 2011, la Confiep recolectó US$ 2 077 500 para hacer una campaña mediática en beneficio de la candidatura de Fujimori.

Extracto del documento del Ministerio Público donde se especifica que Ricardo Briceño reconoce que parte del dinero donado por Odebrecht fue para pagar encuestas de Ipsos Apoyo y Datum.

Ese dinero se juntó gracias a los aportes de 14 empresas y a la coordinación de Ricardo Briceño Villena, quien ejercía la presidencia de la Confiep. Las mineras Buenaventura y Volcan, con US$ 236 000, fueron las que más dinero entregaron. La tercera en la lista, con un aporte de US$ 200 000, fue Odebrecht, cuyo representante en la negociación fue Jorge Barata, según los documentos del Ministerio Público.

Con la plata recaudada, Briceño financió la campaña “Promoción de la Inversión Privada”, cuya misión fue colocar anuncios de televisión en favor del modelo económico y en contra de las propuestas de Humala. Esta historia ha sido contada por varios medios de comunicación. Lo que no era conocido hasta ahora es que el dinero que recaudó Briceño para ayudar a la candidatura de Fujimori también sirvió para financiar los estudios de dos encuestadoras: Ipsos Apoyo y Datum Internacional.

Briceño reveló los nombres de las dos firmas en una declaración ofrecida al despacho del fiscal Pérez, el 27 de junio del 2018. “Acepta que el gasto realizado por encuesta de segunda vuelta a favor de la empresa DATUM INTERNACIONAL SA y el gasto por una encuesta confidencial a favor de IPSOS APOYO”, se lee en el informe del Ministerio Público.

Una de las páginas de la acusación penal del fiscal José Domingo Pérez contra Keiko Fujimori. En el documento pone en lista los aportes que en el 2011 hicieron las empresas —entre ellas Odebrecht— para que Confiep haga la campaña en favor de Keiko Fujimori.

Los desembolsos que la Confiep —con el dinero de Odebrecht y de otras compañías— hizo a Datum e Ipsos Apoyo fueron detectados en una auditoria que la firma Grant Thornton hizo a las cuentas del gremio empresarial. En el expediente de la acusación del Ministerio Público contra Keiko Fujimori no se revelan los montos pagados a Datum e Ipsos Apoyo.

La acusación penal contra Keiko Fujimori fue presentada ante el Poder Judicial el último 11 de marzo. Pérez pide 30 años y 10 meses de prisión contra Fujimori por supuestamente haber lavado activos en las campañas presidenciales del 2011 y 2016. Según el semanario Hildebrandt en sus trece en su edición del 26 de marzo, el monto lavado por la candidata Fujimori estaría por encima de los 7.6 millones de dólares.

EL FOCO se comunicó con Urpi Torrado, directora de Datum, quien confirmó el trabajo que su firma hizo para la Confiep en la segunda vuelta de la campaña presidencial del 2011. “Efectivamente en 2011 Datum realizó un estudio para la Confiep. No se publicó”, sostuvo. Torrado también aseguró que no tenía conocimiento de que Odebrecht y otras compañías habían financiado, vía la Confiep, la encuesta que se les encargó hacer.

Izquierda: Ricardo Briceño, expresidente de la Confiep y recolector de los fondos para la campaña mediática en favor de Keiko Fujimori. Derecha: Pablo Bustamante, coordinador de la campaña que hizo la Confiep en el 2011  y director de Lampadia. (Fotos: Andina / Difusión)

Alfredo Torres de Ipsos Apoyo (hoy rebautizada como Ipsos), por su parte, afirmó: “Hemos encontrado varias facturas para la Confiep en el 2011 por estudios que se hicieron para ellos durante la campaña electoral. Desconozco con qué fondos nos pagaron esos estudios”. Torres añadió que la encuesta que hicieron fue confidencial y que el fiscal Pérez no los ha llamado a declarar en el marco de investigación contra Keiko Fujimori.

A lo largo de la campaña de la segunda vuelta del 2011, tanto Datum como Ipsos Apoyo siempre dieron como ganadora de la contienda a Fujimori, algo que no terminó ocurriendo. El 26 de mayo del 2011, por ejemplo, Datum publicó una simulación de votos donde Fujimori tenía 46.9% y Ollanta Humala 41.8%. En el caso de Ipsos Apoyo la diferencia fue más estrecha. El 29 de mayo del 2011, el día en que publicaron su última encuesta, dieron a Fujimori 50.5% y a Humala 49.5%.

En la campaña del 2011 de la Confiep en favor de Fujimori hay un personaje que hoy vuelve a tomar notoriedad. Se trata de Pablo Bustamante Pardo, director del portal web Lampadia, quien dirigió el operativo “Promoción de la Inversión Privada” en favor de Fujimori. Ante la fiscalía, Bustamante precisó que las coordinaciones las hizo con Humberto Speziani, quien, en medio de la segunda vuelta, relevó a Briceño como presidente de la Confiep.

Captura de pantalla de uno de los anuncios de televisión de Lampadia y los “Defensores de la inversión”. La intención es clara: que salga electo un candidato del agrado de los grandes empresarios.

Ahora, nuevamente en campaña electoral, el nombre de Bustamante vuelve a asomar. Junto a su web Lampadia, Bustamante está detrás de los anuncios televisivos que han venido siendo difundidos en los últimos meses en favor de los privados. La campaña ahora se llama “Defensores de la inversión”, e intenta limpiar la imagen de las agroexportadoras, minera y pesqueras. La campaña, al igual que en el 2011, tiene un mensaje no tan subliminal: golpear al candidato que proponga cambiar el modelo económico y poner en vereda a los grandes empresarios.

Esta entrada tiene un comentario

  1. OSWALDO SAAVEDRA

    Un jalón de orejas a Lampadia. Una vez más, por su campaña política de defensa del modelo, pone al país en esta encrucijada electoral. Una campaña de millones destruida por una sola caricatura de Carlín. Que mal invierte la CONFIEP. Debe ser porque no es con la suya.

Deja una respuesta