Terreno donde se hizo el túnel de SJL perteneció a detenido por narcoterrorismo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on print
Pablo Buleje Cárdenas (83 años), dueño del inmueble cuando se hizo el túnel. Derecha: el arsenal que se le decomisó a Buleje en el 2011. Las armas iban a ser para narcotraficantes del VRAEM.

La primera pista que aparece en la historia del túnel encontrado hoy en San Juan de Lurigancho por la Policía Nacional es un anciano de ochenta y tres años. Se trata de Pablo Buleje Cárdenas, quien era el dueño del inmueble cuando el túnel, destinado para que escapen presos del penal de Castro Castro, estaba en construcción. Buleje es un viejo conocido para los agentes antidrogas de la Policía.

En el 2011, Buleje fue detenido en Andahuaylas con un arsenal de armas de fuego y municiones, que cuyo destino eran narcoterroristas que operaban VRAEM. En ese entonces, Buleje fue detenido con otras cinco personas portando escopetas, revólveres y carabinas, dinamitas, pólvoras, perdigones y máscaras antigases.

Desde el 1986 Buleje era el propietario del inmueble donde se encontró el túnel, y cuya dirección es avenida Santa Rosa 889, Canto Grande, San Juan de Lurigancho. Según las primeras averiguaciones policiales, la construcción del túnel comenzó a inicios del 2019, pero se detuvo cuando la pandemia del COVID-19 llegó al Perú, en marzo del 2020.

Partida registral del inmueble donde se encontró el túnel. Desde agosto del 2020 el propietario es la empresa Cepocar SRL. En anterior dueño fue Pablo Buleje Cárdenas.

En julio último Buleje vendió la propiedad a la empresa Cepocar SLR, cuyo gerente general es Carlos Cárdenas Dextre. El precio de la transacción ascendió a S/ 950 000. Cárdenas es un empresario de combustibles, que compró el inmueble para poner ahí un grifo.

Cárdenas, cuando adquirió el inmueble, no se percató de la existencia del túnel. Y es que resulta que sobre el ingreso al conducto subterráneo se había construido un piso de cemento pulido. Según la Policía, el túnel tiene una extensión de 210 metros. La distancia entre el inmueble y el penal Castro Castro es de 300 metros.

El general César Cárdenas, director de la Policía, ha informado que han dado con el túnel gracias a una minuciosa investigación de inteligencia. Lo cierto: dieron con él un poco tarde, cuando el túnel ya había sido tapado con cemento hace varios meses y el inmueble tenía otro propietario.

Deja una respuesta