La Policía pagó sobreprecio por bombas lacrimógenas que usa contra protestantes

José Carlos Pérez

José Carlos Pérez

karistotema@gmail.com

La Policía pagó sobreprecio por bombas lacrimógenas que usa contra protestantes

Fueron 20 mil cartuchos por los que desembolsó hasta 27 dólares por unidad. Un mes antes, por productos de las mismas características, pagó solo USD 17. La adquisición se hizo en una licitación que duró nueve horas y tuvo un solo postor.

El último 25 de enero la Policía Nacional estuvo de compras. Ese día adquirió 20 mil cartuchos lacrimógenos en una licitación que solo duró nueve horas, donde solo hubo una empresa postora a la que se desembolsó 522 mil dólares, que al tipo de cambio es S/ 2 millones.

Las bombas que la Policía adquirió son las que actualmente se vienen usando contra los ciudadanos que en Lima y otras regiones piden la renuncia de la presidenta Dina Boluarte, además de nuevas elecciones generales y la asamblea constituyente.

En la licitación, llevada adelante por la Dirección de Economía y Finanzas de la Policía, se compraron 10 mil cartuchos simples y 10 mil triples para ser usados en armas de calibre 37 y 38 milímetros. Por los cartuchos simples se pagaron USD 25 y por los triples USD 27.

La diferencia entre ambas bombas, según el portal especializado Infodefensa, está en la cantidad de compartimentos y el radio de acción. Un cartucho simple bota un disparo con un radio de alcance de 8 metros de gas. El triple dispara tres compartimentos con cartuchos de 24 metros de alcance.

La empresa ganadora del contrato fue Force Improvement LLC, de origen norteamericano y con filial en Colombia. La licitación fue express: comenzó a las 8 de la mañana y terminó a las 5 de la tarde del 25 de enero último.

Izquierda: contrato firmado por la Policía con Force Improvement para la compra de 20 mil bombas lacrimógenas. Derecha: contrato con la firma brasileña Cóndor Industria. La Policía pagó USD 10 de más por los cartuchos de Force Improvement.

En el proceso Force Improvement LLC fue la única participante. El precio que pagó la Policía por los cartuchos lacrimógenos fue superior a compras del mismo tipo hechas por la Policía en los últimos cinco años.

Un mes atrás, el 20 de diciembre del 2022, la Policía compró 28 mil cartuchos de similares características a la firma brasileña Condor Industria Química. En dicha compra se pagó USD 15 por cartuchos simples y USD 19 por las bombas triples.

De manera similar, se hizo otro contrato, el 27 de diciembre del 2022, con la Fábrica de Armas y Municiones del Ejército (FAME) en el cual se compraron 385 cartuchos triples a un precio unitario de USD 22.

La FAME es la distribuidora más frecuente de la Policía en material antidisturbios. El 19 de agosto de 2019 la Policía compró 2 mil cartuchos por un precio total de S/166 880, aproximadamente USD 21 cada uno.

La compra del último 25 de enero fue realizada, según documentos en poder de EL FOCO, porque “el pedido de adelanto de elecciones para el 2024 propuesto por la presidente Dina Boluarte no ha sido bien recibido por algunos grupos opositores al gobierno”, y que grupos, como la Central General de Trabajadores del Perú (CGTP), “vienen generando actos violentistas en varias partes del territorio nacional (…) buscando concentrar todas sus fuerzas en la ciudad de Lima mediante la campaña “Toma de Lima”.

La justificación de la Policía para la compra de bombas lacrimógenas en un concurso público que duró solo 9 horas fue: “El pedido de adelanto de elecciones para el 2024 propuesto por la presidente Dina Boluarte no ha sido bien recibido por algunos grupos opositores al gobierno”. (Foto: Miguel Vásquez V.)

Force Improvement está inscrito desde 2020 como proveedor del Estado, pero esta es su primera venta en territorio peruano, según información del Sistema Electrónico de Contrataciones del Estado (Seace). Entre sus accionistas figura Camilo Ernesto Benedetti, hermano del exsenador colombiano Armando Benedetti Villaneda, designado como embajador de ese país en Venezuela por el gobierno de Gustavo Petro. Su representante en Perú es Santos Castro Sosa, quien trabaja como asesor empresarial según información de Sunat.

Camilo Ernesto Benedetti y Force Improvement fueron investigados por la Contraloría General de Colombia por contratos con el Ministerio de Defensa y el Ejército colombiano por supuestos sobrecostos en seis contratos que sumaron 26 mil millones de pesos, según el portal de investigación “El Expediente”.

EL FOCO buscó un comentario de la Oficina de Prensa de la Policía y respondieron a través de correo electrónico que el “pedido se encuentra en consulta”. Hasta el cierre de este informe no hubo respuesta.

Actualización:

El 14 de febrero, luego de la publicación de este reportaje, la oficina de prensa de la Policía Nacional respondió via correo a nuestra solicitud de descargos por motivo de la presente nota, la cual cumplimos con colocar íntegramente.

“Estimado José Carlos. Le expresamos las disculpas del caso ante la demora de nuestra respuesta. Asimismo, realizadas las consultas correspondientes, cumplimos con informarle que el personal policial se encuentra abocados (sic) a funciones propias por la actual coyuntura social y el estado de emergencia, por lo que de momento, no podemos atender el requerimiento.”