Nuevas perlas de la gestión Molinelli en EsSalud

Nuevas perlas de la gestión Molinelli en EsSalud

Aparecen más casos de irregularidades durante la gestión de Fiorella Molinelli en EsSalud: medicamentos vencidos, plantas de oxígeno inoperativas, azitromicinas que costaron el triple y gastos innecesarios en asesorías jurídicas.
Bruno Amoretti

Bruno Amoretti

bruno.amorettia@gmail.com
Bruno Amoretti

Bruno Amoretti

bruno.amorettia@gmail.com

A tres meses de haber dejado EsSalud, recién empieza a abrirse la caja de pandora de lo que fue el paso de Fiorella Molinelli por la presidencia del seguro social. EL FOCO accedió a un compilado de documentos que detallan que durante la gestión Molinelli se dejó vencer miles de medicamentos, se instalaron plantas de oxígeno hoy inoperativas, se hicieron compras sobrevaloradas y se realizaron gastos innecesarios en asesorías jurídicas.

El primer caso al que EL FOCO tuvo acceso es el despilfarro de millones de soles en productos farmacéuticos que terminaron vencidos. Desde el 2018 hasta julio pasado, la gestión de Molinelli dejó que caduquen medicamentos por casi S/ 15 millones. Entre los productos más vencidos se encuentran el antihipertensivo Valsartán (S/ 613 263) y Dexrazoxano (S/ 597 537).

Las redes hospitalarias del seguro social que más materiales vencidos acumulan a lo largo de la presidencia de Molinelli se encuentran en Lima. El primer puesto es para el Hospital Edgardo Rebagliati, donde se vencieron medicamentos por S/ 3.7 millones. Le sigue el Hospital Guillermo Almenara (S/ 2 657 771) y el Hospital Alberto Sabogal (S/ 1 515 010). El cuarto y quinto lugar se lo llevan las redes de Arequipa (S/ 1 222 389) y Lambayeque (S/ 893 455).

Para Elmer García, químico farmacéutico y subgerente en la Central de Abastecimiento de Bienes Estratégicos (Ceabe), existen varias alternativas para reducir el perjuicio económico: agilizar la redistribución de los productos, hacer un convenio de prestaciones con el Ministerio de Salud o aprobar, desde el Ejecutivo y el Congreso, normas de urgencia para donar los bienes. “Hay productos que se van a vencer sí o sí, ya que no tienen rotación, debido a la pandemia o porque la Digemid los ha podido observar”, apunta García.

El segundo caso que involucra a la gestión Molinelli corresponde a la avería de, por lo menos, cinco plantas de oxígeno instaladas en distintas regiones del país. Desde el inicio de la pandemia, EsSalud ha instalado 56 plantas de oxígeno a nivel nacional. Amparándose en las normas de emergencia emitidas por el Gobierno, la entidad gestionó las adquisiciones mediante contratación directa. Solo en el 2021, el equipo de Molinelli gastó más de S/ 73 millones en adquirir estas infraestructuras.

Sin embargo, desde septiembre de este año, dos plantas de oxigeno en la Villa Panamericana, administrada por EsSalud, se encuentran averiadas. Las proveedoras fueron las empresas Power E.I.R.L. y Tecnología Industrial y Nacional S.A.. En Lambayeque, la infraestructura instalada en el Hospital I Chepén por la empresa Droguería y Salud Representaciones S.A.C. también presenta desperfectos.

En similar situación está la planta que Droguería JRS Meddev S.A.C. instaló en el Hospital II de Moquegua, y la que Cleansed Salud S.A.C. colocó en el Centro de Atención y Aislamiento Temporal de Cerro Juli, en Arequipa. El costo total de estas cinco plantas de oxígeno adquiridas por la gestión Molinelli, y que hoy están inoperativas, ascendió a S/ 20 millones.

Un caso particular que viene siendo investigado por la Fiscalía y la Contraloría es la planta de oxígeno del Hospital II de Huamanga, en Ayacucho. Para su instalación, EsSalud desembolsó S/5.4 millones a la empresa Representaciones Médicas del Perú S.R.L. La planta fue vendida bajo la etiqueta de tener una capacidad de 90 m³/h, pero resultó ser en realidad dos plantas de 31 m³/h, produciendo una cantidad de oxígeno por día inferior a la que se le ofreció al seguro social.

El tercer caso es la compra sobrevalorada de millones de medicamentos que realizó EsSalud mediante contratación directa debido que, según justificaron, servían para combatir la COVID-19. Este tema está estrechamente vinculado con el sobrestock productos y medicamentos que actualmente hay en el seguro social y que asciende a S/ 268 millones.

En enero pasado, EL FOCO publicó el informe “El duopolio de los medicamentos”, donde se cuenta que EsSalud había gastado S/ 23 millones en la compra de medicamentos que hasta el momento no cuentan con evidencia científica para tratar la COVID -19. Una de estas medicinas compradas por la gestión de Molinelli fue la azitromicina. Entre junio y julio del 2020, EsSalud, sin embargo, solicitó más de 8 millones de este medicamento. Uno de los primeros lotes iba a ser entregado a la entidad a través de la contratación directa gestionada por el Centro Nacional de Abastecimiento de Recursos Estratégicos en Salud (Cenares), que depende del Ministerio de Salud. La empresa adjudicada el 19 de junio de ese año fue Nordic Pharmaceutical Company S.A.C., la cual vendió 4.6 millones de azitromicina a un precio unitario de S/ 0.84.

No obstante, al momento de la entrega, funcionarios del almacén del seguro social informaron al Minsa que no recibirían el producto debido a un sobrestock. Luego de que Nordic Pharmaceutical reclamara, EsSalud aceptó recibir 1 036 050 unidades de azitromicina, según documentos en poder de EL FOCO. Pero, días después, y pese a una supuesta saturación del medicamento, EsSalud empezó nuevamente a comprar azitromicina.

El 02 de julio de ese año, una semana después de la adquisición de Cenares, a través de la Contratación Directa N° 74-2020, EsSalud compró 1.2 millones unidades de azitromicina. Las empresas proveedoras fueron OQ Pharma S.A.C. y Farmaindustria S.A. EsSalud compró, en un mismo día, 1.1 millones de azitromicina a OQ Pharma a un precio unitario de S/ 2.50, tres veces más de lo pagado por el Ministerio de Salud por el mismo medicamente.

Lista de empresas que vendieron azitromicina a EsSalud durante el 2020. Cenares, del Minsa, lo compró a S/0.84, y casi dos semanas después la gestión de Molinelli lo hizo a S/2.50

Para Cecilia Ruíz, abogada especialista en contrataciones públicas, este caso denota una ausencia cuestionable de los controles de stock en los almacenes de EsSalud y un deficiente manejo de los recursos públicos. “La compra del producto más barato es cortada en su ejecución para luego comprar mediante otros procesos el mismo producto a un precio mucho más caro. Es una situación contraria a los intereses del Estado”, afirma.

Marco Ortiz de la Cruz, exgerente del Ceabe y responsable de las compras de las azitromicinas, ha sido señalado por la Fiscalía de ser presunto integrante de la organización criminal “El club de las farmacéuticas”, que lideraría Fiorella Molinelli. El caso estalló en agosto pasado y entre las acciones del Ministerio Público estuvo el allanamiento de la casa de Molinelli.

Según la hipótesis fiscal, Ortiz y Molinelli habrían coordinado supuestos beneficios ilícitos hacia un grupo cerrado de proveedores, aprovechando su cargo en el Ceabe del seguro social. La investigación de "El club de las farmacéuticas" nació de interceptaciones telefónicas donde se escucha a proveedores hablar de cómo hacen negocios con EsSalud.  EL FOCO intentó, por varios medios, buscar los descargos de Ortiz De la Cruz, pero hasta el cierre de esta publicación no obtuvimos información sobre el paradero del exfuncionario de EsSalud.

Al repertorio de irregularidades durante la gestión de Fiorella Molinelli se suma una lista de 22 consultorías legales externas que en total le costaron a EsSalud más de medio millón de soles. La tercerización de estos servicios legales se realizó a pesar de que EsSalud cuenta con una Gerencia Central de Asesoría Jurídica (GCAJ), con un promedio de 70 abogados. La GCAJ tiene dos subgerencias. Una de ellas, la de Asuntos Jurídicos, posee, en teoría, una plana de abogados encargados de ver asuntos arbitrales. ¿Por qué se contrató a letrados externos para resolver los mismos asuntos que le competen a la GCAJ?

El tipo de proceso legal donde más se recurrió a la asesoría externa fue para arbitrajes, con un total de siete consultorías que alcanzan los S/ 268 838. Por otro lado, uno de los estudios de abogados más solicitados por el seguro social fue Fernández Heraud & Sánchez. Este estudio tiene como parte del staff principal a Rosario Fernández Figueroa, expresidenta del Consejo de Ministros durante el segundo gobierno aprista.

Además, un apunte no menos importante es que, entre los proveedores de EsSalud en este rubro, se encuentra nuevamente la ex ministra de Defensa Nuria Esparch Fernández, quien brindó un servicio de consultoría “para el análisis especializado y experto sobre propuestas normativas de EsSalud”. Esparch cobró, del 13 de febrero al 13 de marzo del 2020, S/ 25 mil por esta asesoría. Vale recordar que durante el 2020, Esparch facturó a EsSalud, vía siete órdenes de servicios, S/ 133.200.

Para Cecilia Ruíz, hay varios conceptos en estas contrataciones que resultan impropias. “Los abogados que trabajan en la GCAJ tienen la condición de contratados, bajo el ámbito del Decreto Legislativo Nº 728. Esto quiere decir que reciben buenos sueldos y todos los beneficios laborales, incluidos los bonos que tienen los empleados de este tipo régimen de EsSalud”, apunta Ruíz.

EL FOCO intentó, vía mensajes directos y a través de sus exasesores, recoger la versión de la señora Fiorella Molinelli sobre el paquete de irregularidades encontradas durante su gestión, pero la expresidenta de EsSalud optó una vez más por el silencio.

¿Ya eres suscriptor en Patreon?

Sigue los siguientes pasos:

1) Haz click en el botón “Ingresa” en la barra superior.

2) Da click en “Log In with Patreon”. 

3) Inicia sesión y dale a “allow/permitir” cuando aparezca la siguiente imagen.

3) Deja que procese la operación. Luego debería aparecerte la siguiente barra gris con tu usuario.

4) ¡Listo! Tu usuario de Patreon ya ha sido convalidado en nuestra web y podrás ver todos nuestros contenidos.

Comentarios de nuestros suscriptores

Deja una respuesta