El informe del megaoperativo “Olimpo” contra los presuntos integrantes de Sendero Luminoso

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on print

El Perú amaneció hoy con la noticia del megaoperativo “Olimpo”, donde la Policía Nacional detuvo a 71 integrantes de Sendero Luminoso, según los comunicados oficiales del Ministerio del Interior. Entre los detenidos hay dos excarcelados que pertenecieron a la organización criminal liderada por el sanguinario Abimael Guzmán: Fernando Olórtegui Crispín y Víctor Castillo Mezzich.

La noticia del megaoperativo ha acaparado la atención de los grandes medios de comunicación y de la población en general. “Hoy es un día histórico porque estamos terminando con la estructura política de Sendero Luminoso y podemos decir tarea cumplida. La Policía, en su defensa de la democracia, terminó por derrotar militar y políticamente a esta organización criminal”, pronunció el ministro Rubén Vargas, ante cámaras y flashes.

El megaoperativo “Olimpo” se da en medio de críticas al accionar de la Policía en las recientes protestas ciudadanas en contra del gobierno autoritario de Manuel Merino, donde murieron por perdigones dos jóvenes: Inti Sotelo y Bryan Pintado. De igual forma, ocurre justo días después de que el ministro Vargas y el presidente Francisco Sagasti decidieran relevar del cargo a 18 oficiales de la Policía, y nombrar como nuevo jefe de la institución al general César Cervantes Cárdenas. Esta última medida ha sido criticada por exministros y oficiales retirados de la Policía debido a que, según ellos, sería inconstitucional.

Tuit del Ministerio del Interior comunicando resultados del megaoperativo “Olimpo”, donde se detuvieron a 72 “integrantes de Sendero Luminoso (SL)”.

El Foco, vía fuentes judiciales, accedió al expediente completo elaborado por la Policía Nacional donde se sustenta el megaoperativo “Olimpo”. El documento consta de 2255 páginas y ha sido elaborado por un Equipo Especial conformado por agentes de la División de Investigación de Terrorismo Metropolitano (DIVITM) y la División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad (DIVIAC). Según el documento, la investigación del caso “Olimpo” comenzó en el 2015 y, a lo largo de los últimos años, se han hecho seguimientos, interceptaciones telefónicas e infiltraciones de agentes policiales.

En el voluminoso documento se narran 64 reuniones de coordinación entre los supuestos integrantes de Sendero Luminoso, ocurridos entre el 2015 y 2020. Los encuentros se dan en diferentes distritos de Lima y la Policía accedió a ellas gracias a grabaciones de los eventos. En las reuniones participaron algunos de los detenidos y casi siempre tenían la misma estructura. Para mejores luces, aquí la descripción de los ocurrido el 18 de enero del 2019, en una reunión bautizada como de “construcción ideológica” y que tuvo lugar en el Cercado de Lima:

Cada una de las reuniones de los supuestos integrantes de Sendero Luminoso son descritas por la Policía con un nombre específico. Así, por ejemplo, hay algunas bautizadas como “Convención extraordinaria”,  “Convención extraordinaria Manuel Fajardo Cavero”, “Sesión solemne por motivo del 1 de mayo, Día Internacional del Proletariado” o “Sesión solemne con motivo del 90 Aniversario del PCP”.

El informe policial también recoge testimonios de siete agentes que se infiltraron en la presunta organización senderista. Los policías infiltrados se hicieron pasar como simpatizantes del Movadef y la información que recolectaron sirvió para identificar, según el informe, a cada uno de los distintos cabecillas del grupo. Aquí la descripción del trabajo que hicieron dos de los agentes infiltrados:

El tercer paquete de pruebas que, según el informe, obra contra los detenidos son más de 320 partes policiales. En los documentos se describen los seguimientos e intervenciones que en los últimos cinco años hicieron agentes de la Policía contra algunos de los detenidos. Las narraciones de los partes policiales describen cómo presuntos integrantes de Sendero Luminoso se organizaban para hacer pintas, imprimir afiches y participar de marchas de sindicatos y grupos sociales. A continuación, la descripción de uno de los partes policiales:

Para el megaoperativo “Olimpo” también se recurrió a escuchas telefónicas legales. Son más de doscientas actas de interceptaciones que se hicieron a los teléfonos de los presuntos terroristas. En las comunicaciones hay coordinaciones de todo tipo, desde ver a dónde ir a almorzar hasta definir las estrategias legales en favor del genocida Abimael Guzmán, condenado a cadena perpetua en la Base Naval. Algunas de las interceptaciones telefónicas, realizadas por agentes de la Policía y con la presencia de un fiscal de turno, contienen un análisis de lo que se dialogó. Aquí una de esas narraciones:

En el informe hay un capítulo dedicado a las pruebas documentales e incriminatorias que la Policía obtuvo a través de sus agentes infiltrados. A lo largo de las 2255 páginas en ningún momento se menciona haber encontrado a algún investigado con arma de fuego o aparato explosivo. En la siguiente imagen, lo que dice el documento de la Policía respecto a lo incautado el 15 de febrero del 2018:

Y aquí las primera líneas del informe de la Unidad de Análisis de la División de Inteligencia de la Dircote PNP sobre lo entregado por el agente infiltrado:

La mitad del documento que sustenta el megaoperativo “Olimpo” está dedicado a enumerar uno a uno los hechos que sustentan la detención de las 94 personas comprendidas en la investigación, de las cuales, hasta el cierre de este informe, solo se habían arrestado a 71. En las descripciones que se hace de los investigados, la Policía coloca el rango, el apelativo y el historial de cada uno de ellos dentro de la presunta organización terrorista. Aquí, por ejemplo, lo que se dice de Evalisa Cano Valencia, una estudiante de Sociología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos:

Y aquí algunos de los hechos que se le imputan a Cano Valencia:

El informe policial que sustenta el megaoperativo lleva la firma del comandante Héctor Soto Chávez, quien dirige el equipo especial de agentes de la DIVITM y la DIVIAC. Y, hasta antes de la publicación de este informe, tenía el rótulo de “reservado”.

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Ni cortina de humo ni organización criminal desbaratada. El informe comprueba el despilfarro de recursos y la escasa preparación de los agentes policiales al escoger hechos de relevancia para investigar. Ninguno de los hechos tiene relevancia criminal.

  2. Sampiro

    Que tales “objetos contundentes ” para armar la lucha armada , la policía cada vez de mal en peor !!

  3. Marco

    Es una verguenza las las pruebas que presenta la policía, es evidente que es un tremendo montaje. En que país se aceptan estas pruebas?, significa que la justicia también esta en el montaje.

  4. Jose Lopez

    Que idiotez, pensar que mientras los delincuentes asaltan y matan a nuestros familiares, la policia pierde su tiempo investigando a supuestos “terroristas” que ha todas luces son simples personas que si bien tienen las ideas trasnochadas del senderismo es notorio que nunca van a realizar una accion armada, o sea que han sido detenidos por su manera de pensar, asi es ¿ donde estan las armas para que continuen con su lucha armada? no las tienen, los tiempos de hoy han cambiado y lo que debe preocupar mas al Gobierno y su aparato policial es las grandes movilizaciones de jovenes descontentos con el sistema neoliberal y que si no atienden sus demandas van a ocasionar una gran explosion social y se van a traer abajo el orden “democratico”, y que no piense que somos ingenuos de tragarnos este nuevo sicosocial o cortina de humo que justo lo sacan cuando han despedido a mas de 18 Generales de la PNP, no somos idiotas…..

Deja una respuesta