El presidente y los otros tres del “Buró”

El presidente y los otros tres del “Buró”

El voto de confianza logrado por el Gobierno ha fortalecido al tridente Cerrón-Bellido-Nájar. Los tres ahora han pedido a Pedro Castillo las cabezas de los ministros de Defensa y Cultura.

Alonso Zambrano

azambrape@gmail.com
Alonso Zambrano

Alonso Zambrano

azambrape@gmail.com
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El plan salió mejor de lo esperado. La mañana del jueves 26, luego de despedir a su Gabinete, el presidente Pedro Castillo estaba convencido de que el premier Guido Bellido y sus ministros iban a conseguir el voto de confianza. Por eso, pese a los trascendidos, el mandatario optó finalmente por evitar hacer cambios ministeriales. Esa recomendación llegó por la insistencia ­—entre tires y aflojes— de tres personas: Guido Bellido, Vladimir Cerrón y Roger Nájar. Los 4 socios, incluyendo al mandatario, conforman lo que en Palacio de Gobierno se conoce como “El Buró”.

Nájar, Bellido y Cerrón son quienes hicieron voz unánime y le explicaron a Castillo que hacer modificaciones en el Gabinete Ministerial antes del pedido de confianza significaba aceptar las amenazas de la oposición. Pero tenían otro argumento más importante: si el presidente hacía cambio de ministros antes de la presentación del Gabinete Bellido, el Ejecutivo se quedaría sin cartas sobre la mesa para sobrevivir a las embestidas del Congreso en los próximos meses.

La jugada les funcionó. Castillo escuchó a sus tres socios en la reunión del sábado pasado en la casa del ministro de Justicia Aníbal Torres, en la calle Roma, en San Isidro. En el llamado “Buró”, el presidente Castillo no tiene la voz cantante. Los acuerdos se hacen por mayoría. Y, a veces, por quien habla más fuerte. Los que se oponían a los cambios ministeriales eran tres, mientras que en el otro frente estaba solo Castillo. El mandatario había contemplado hacer cambios en las carteras de Defensa, Interior, Cultura, Trabajo y Transportes y Comunicaciones, pero dio marcha atrás.

El presidente Pedro Castillo junto a su gabinete ministerial, el último jueves 26, antes de la presentación de Guido Bellido en el Hemiciclo. (Foto: Fabiola Granda)

El martes último, cuando ya había cedido a las presiones de Bellido, Cerrón y Nájar, el presidente Castillo le dijo a un grupo de congresistas allegados que postergaba los relevos porque pensaba hacerlos tras la aprobación de la confianza. A ellos les mencionó tres carteras: Walter Ayala de Defensa, Ciro Gálvez de Cultura e Íber Maraví de Trabajo.

La salida de Ayala es la que resuena con mayor fuerza hoy en los pasillos de Palacio de Gobierno. No solo confirman este hecho congresistas allegados a Castillo, sino también asesores de la PCM. Castillo ha retenido el cambio por la amistad que tiene con Ayala, pero quien se encuentra moviendo cielo y tierra para retirar al titular de Defensa es Vladimir Cerrón.

El fundador de Perú Libre considera que Ayala no supo mantener a raya a las Fuerzas Armadas durante la crisis que ocasionó la salida de Héctor Béjar de la Cancillería. Y asegura que aquel escenario no puede volver a repetirse. Lo respaldan, en esa postura, Nájar y Bellido. El problema es que el presidente Castillo ha puesto mil trabas, y continúa buscando nombres para el reemplazo. Cabe resaltar que, en declaraciones a un medio extranjero, el excanciller Béjar mencionó detalles hasta ahora desconocidos sobre la relación entre el Ejecutivo y los militares.

“(En el Gobierno) tienen un temor generalizado a las Fuerzas Armadas, cosa que es tremenda porque, la respuesta en mi caso debió ser prohibir el comunicado de la Marina y sancionar a la gente que lo hizo”, dijo Béjar. Y agregó: “El profesor Castillo no se animó a llamar a los jefes de las Fuerzas Armadas y decirles señores yo soy el jefe, ustedes no tienen derecho de deliberación. Cualquier cosa que quieran decir en público debe pasar por mi deliberación”.

Walter Ayala, titular del Ministerio de Defensa. Vladimir Cerrón, Guido Bellido y Roger Nájar pidieron su salida del gabinete. (Foto: Ministerio de Defensa)

Béjar, quien se ha vuelto ahora un infidente de Palacio de Gobierno, describió también la estructura de toma de decisiones en el Ejecutivo. “La percepción que tengo de la gente que he conocido en estos días es que es una gente muy heterogénea, y por lo menos un 50% de ellos están en Consejo de ministros y cargos altos del Gobierno por ser, o familiares del profesor Castillo, o cuadros de Perú Libre, no necesariamente cuadros de Cerrón. La relación entre Cerrón y Perú Libre es bastante confusa”, dijo.

Ni Vladimir Cerrón, ni Pedro Castillo toman decisiones si es que antes estas no son debatidas también con sus socios, Roger Najar y Guido Bellido. Pese a que Bellido declaró a diversos medios el último viernes 27 que “por el momento” no se tiene pensado hacer cambios ministeriales, esa situación podría cambiar en las próximas semanas. Bellido, Nájar y Cerrón están de acuerdo con la salida de Ayala de la cartera de Defensa, pero este no es el único ministerio en la cuerda floja. Los tres consideran también que el titular de Cultura Ciro Gálvez no está dando la talla.

Dos ministros en la cuerda floja: Iber Maraví, titular de la Cartera de Trabajo, y Ciro Gálvez, titular de Cultura. (Fotos: MTPE / Mincul)

Sobre las objeciones hacia el titular de Trabajo, Íber Maraví, por las denuncias de sus vínculos con Movadef y Sendero Luminoso, Bellido, Nájar y Cerrón creen que ello pasará, como sucedió con el premier, quien en televisión mostró su simpatía con la terrorista Edith Lagos. Lo cierto, sin embargo, es que tampoco han puesto reparos en su salida ante el Presidente porque fue un nombre colocado por el mismo Castillo y no por ellos.

“Agradecemos al Parlamento y a las bancadas no oficialistas haber apoyado con el voto de confianza al Consejo de ministros. Hagamos todos una nueva patria, tengan la seguridad que el Gobierno Popular no defraudará”, tuiteó Vladimir Cerrón, el viernes último, tras el otorgamiento de la confianza al Gabinete Bellido. El fundador de Perú Libre logró que Castillo desistiera de hacer cambios. No podría haberlo hecho sin el apoyo de sus otros dos socios: Bellido y Nájar. Los tres son los que marcan la pauta del actual Gobierno. Y tras la investidura Bellido, han salido más fortalecidos.

Comentarios de nuestros suscriptores

Deja una respuesta

Únete a nuestra comunidad de suscriptores en Patreon

Apoya el periodismo sin intocables

Suscríbete

Últimas publicaciones: