Tabletas de “Aprendo en casa” nuevamente bajo sospecha

Procesadores desfasados, sobrecostos millonarios y una funcionaria investigada por el Ministerio Público: así ha sido la nueva licitación llevada adelante por el Ministerio de Educación.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on print

Dentro de dos semanas comenzará la entrega de las tabletas del programa “Aprendo en casa” y poco se ha dicho sobre la celeridad con la que el Ministerio de Educación (Minedu) encontró nuevos proveedores. El nombre de Topsale SAC, empresa que perdió el contrato luego de que se revelara que entregó información falsa, se desvaneció cuando se dio a conocer a los nuevos ganadores: Grupo Deltron SA y Máxima Internacional SA. Lo que no desapareció, sin embargo, fueron las irregularidades y las sospechas que todavía siguen rondando la mayor compra estatal en lo que va de la pandemia, que asciende a S/ 930 millones.

EL FOCO ha identificado que las tabletas que el Gobierno comenzará a repartir tienen procesadores desfasados y no cumplen con las especificaciones técnicas solicitadas. Asimismo, la Contraloría ha encontrado que el Minedu está pagando un sobrecosto de S/ 2.5 millones por servicios que los proveedores no están ofreciendo en las tabletas. Y, como si eso no bastara, la institución dirigida por Nelson Shack asegura que el Gobierno no ha tomado todas las garantías ante un posible incumplimiento del contrato por parte de los proveedores.

El pasado 29 de julio, como se recuerda, el Minedu anuló la compra de las tabletas, cargadores solares y planes de datos para los estudiantes de “Aprendo en casa”, una iniciativa de la gestión de Martín Vizcarra que busca dotar de herramientas tecnológicas a las zonas más alejadas del país. Ese día, el ministro de Educación Martín Benavides recorrió diversos medios de comunicación para culpar únicamente a Topsale de la fallida compra de las 1 millón 56 mil tabletas de la marca Lenovo. Benavides no hizo ningún mea culpa. Y los periodistas tampoco se lo pidieron.

Aquella compra fallida, sin embargo, derivó en la renuncia de la entonces jefa de la Dirección de Gestión de Recursos Educativos del Minedu, Sandra Cárdenas. Con la salida de Cárdenas, el Minedu inició “El plan b”. Esto es: convocar a un nuevo proceso de licitación, buscar directamente a empresas fabricantes de tabletas y solicitar cotizaciones para –vía compra directa– elegir empresas que pudieran conseguir las mejores tabletas, en el menor tiempo posible y al menor costo.

Ricardo Zapata, director de Innovación Tecnológica en Educación presentando las nuevas tabletas adquiridas por el Minedu. (FOTO: Andina)

Así, el 14 de agosto se lanzó la convocatoria para la nueva licitación de las tabletas y se dio el plazo de una semana para la recepción de propuestas. Pero, cuando recién habían transcurrido tres días, el ministro Benavides salió a los medios a anunciar que ya había adjudicado la mitad de las tabletas. Jimmy Palacios es representante de Servicios Integrales de Ingeniería IMA S.A., una empresa mexicana que participaba de la licitación, y recuerda muy bien el hecho: “El Minedu lanza la convocatoria el 14 de agosto, pero el 17 el ministro salió a decir que ya se habían adjudicado directamente 400 mil tabletas. Si estaba corriendo un proceso no podía adjudicar ni partir la compra”.

¿Qué hicieron los funcionarios del Minedu? Habían invitado a ocho compañías: AOC, Samsung, Lenovo, Huawei, Dell, Panasonic, Positivo BGH y JP.IK. A la par, también pidieron cotizaciones a tres distribuidores locales, conocidos en el mercado tecnológico como “Integradores”, ya que suelen hacer de vínculo entre los fabricantes extranjeros y los representantes de marca en el Perú. Las distribuidoras a las que el Minedu les pidió directamente cotización fueron el Grupo Deltron SA, Máxima Internacional SA e Ingram Micro SAC.

Las marcas Lenovo y AOC fueron las que finalmente escogieron los funcionarios del Minedu, pero lo raro es que la compra se hizo mediante un esquema bastante particular. Las ganadoras de la licitación fueron las distribuidoras Deltron y Máxima Internacional, pero éstas comprarían las tabletas a la sucursal Lenovo Perú, que, a su vez, las importaría desde su matriz en China. Esta información está consignada en un documento del CEO de Lenovo al cual tuvo acceso esta publicación.

De las dos empresas ganadoras, Máxima Internacional había participado en el proceso anterior, pero perdió ante Topsale. Deltron, por su parte, recién había entrado a la puja y se hizo de ella pese a estar involucrado en una investigación. Entre el 2015 y el 2018, durante la gestión del exministro Jaime Saavedra, Deltron y su socia Edusoft LTD ganaron tres licitaciones para la entrega de material educativo en el marco del programa “Perú país bilingüe al 2021”. El material, según denuncias de un grupo de docentes, presentaba fallas tipográficas y gramaticales, y costó en total más de S/ 174 millones al Minedu. El caso llegó hasta la Comisión de Educación, pero quedó detenido con la disolución del Congreso.

El Grupo Deltron y TopSale SAC mantienen vínculos comerciales.

En el 2007 la proveedora Deltron también fue investigada por la compra sobrevalorada de computadoras que se hizo durante la gestión del exgobernador regional del Callao, Rogelio Canches Guzmán. Un dato relevante sobre Deltron es que fue socia de Topsale, la polémica empresa que ganó la fallida primera licitación de las tabletas. Deltron y Topsale mantienen vínculos comerciales, y muestra de ello es una serie de fotografías donde los propios empleados de Topsale celebran que el Grupo Deltron sea su “mayorista de valor”.

Cambio de reglas

A diferencia de la primera compra de las tabletas, el nuevo proceso tuvo una serie de modificaciones en los requerimientos técnicos. Una de ellas, fue permitir que los proveedores puedan colocar un sticker con el logo del Minedu en lugar de un serigrafiado de fábrica. A ojos de la Contraloría, según un informe del 9 de septiembre, esto implica el riesgo de que las tabletas puedan estar expuestas a caer en el comercio ilegal luego de ser repartidas.

Otra modificación hecha por el Minedu a los requerimientos fue que las empresas no estén obligadas a instalar los contenidos y aplicaciones de “Aprendo en casa” desde fábrica, lo que significa que, ante una eventual restauración de las tabletas, todos los contenidos se borrarían y los niños no podrán acceder a ellos. Este cambio, según la Contraloría, representa un sobrecosto por S/ 2 millones 592 mil. Y es que, si bien el Minedu quitó este requerimiento, Deltron y Máxima Internacional cobraban lo mismo.

Minedu bajó requerimientos para empresas proveedoras, pero mantuvo la misma suma, según la Contraloría. La sobravaloración: S/. 2.5 millones.

De hecho, otra de las advertencias de la Contraloría es que el Minedu, pese a la experiencia del proceso anterior, no exigió que las empresas ganadoras presenten la carta fianza al inicio del proceso. “El requerimiento para la adquisición de las tabletas no cautela la oportunidad para la presentación de la garantía de fiel cumplimiento por parte del proveedor adjudicatario, lo cual generaría el riesgo de no contar con garantías otorgadas en caso de incumplimiento del contrato”, dice el informe.

Contraloría también advirtió sobre riesgos de no contar con garantía en caso de incumplimiento del contrato por parte de los dos proveedores seleccionados.

A todas las observaciones hechas por la Contraloría se suma una cuestión tecnológica. Cuando el Minedu entregó la licitación a Deltron y Máxima Internacional, no se tomó en cuenta un detalle importante respecto al procesador, el corazón de todo equipo de cómputo. Según pudo comprobar EL FOCO, las tabletas Lenovo compradas por el Minedu tienen procesadores lanzados al mercado en el 2018. Es decir, no cumplen el requerimiento impuesto por el mismo ministerio para que las tabletas tengan procesadores fabricados del “2019 en adelante”.

El Minedu adquirió a Deltron tres modelos de tabletas marca Lenovo: la M10 WIFI (TBX505F), la M8 HD (TB8505F) y la M10 FHD LTE (TBX606X). La primera tiene un procesador Qualcomm Snapdragon 429, lanzado al mercado el 26 de junio del 2018. La segunda posee un procesador Mediatek Helio A22, comercializado desde el 2 de enero del 2018. Y la última cuenta con el procesador Mediatek Helio P22T, lanzado en mayo del 2018. Lo mismo ocurre en el caso de las tabletas de Máxima Internacional SA, de modelo Lenovo M10 LTE (TB-X505L). Estas cuentan con el procesador Qualcomm Snapdragon 429 que, como mencionamos anteriormente, es de junio del 2018. Es decir, ninguna de las tres tabletas compradas de Deltron y a Maxima Internacioanl reunen el requisito que puso el Minedu de tener un procesador del “2019 en adelante”.

El problema con el año de fabricación de los procesadores de los equipos que compró el Minedu preocupa sobre todo si se toma que las tabletas están programadas para ser distribuidas hasta febrero del 2021. Así que, cuando estas lleguen a los escolares de las zonas rurales, ya habrá una diferencia de tres años entre su fecha de fabricación y su fecha de uso.

Modelo y serie de las tabletas compradas por el Minedu al Grupo Deltron y Máxima Internacional. Abajo: ficha técnica de una de las tabletas adquiridas por el Gobierno. El procesador que contiene es del 2018.

“Si se trata de un procesador de gama baja o gama media, (y son del 2018) sí se podría decir que estos están un poco desfasados. Mientras más tiempo pasa los procesadores van envejeciendo y la mayoría de los programas o de aplicaciones en la tablet o el smartphone no corren tan bien”, dice el analista y consultor en tecnología Arturo Goga. “Si los dispositivos están pensados para ver videos no hay problema, van a poder seguir haciéndolo, pero si van a tener aplicaciones de productividad o de educación y tienen un procesador lento, puede que la aplicación no vuelva a abrir”.

El especialista asegura que, en la actualidad, ya se está distribuyendo el sistema operativo Android 11, lo que contrasta con otra de las especificaciones de las tabletas del Minedu, que utilizarán Android 9: un sistema lanzado al mercado en el 2018. “Estamos hablando de un sistema operativo que ya fue abandonado hace un par de años. Habría que ver hasta cuándo han sido actualizadas las tabletas y si se les va a seguir dando soporte técnico, porque de repente si lo venden y ya no tienen soporte de Google, es un dispositivo que fácilmente podría ser hackeado”, sostiene Goga.

En junio, cuando aún estaba en pie la compra con Topsale, la Contraloría emitió un informe alertando que los procesadores de las tabletas Lenovo no cumplían con los requerimientos técnicos. Para la entidad esto generaba “el riesgo de adquirir tabletas que no cumplan con las especificaciones técnicas mínimas establecidas y afectar el objetivo de la contratación”. La advertencia, sin embargo, llegó a punto muerto. El Minedu apostó nuevamente por equipos similares con los mismos procesadores.

Informe del 24 de junio de la Contraloría. Ahí se advirtió de que los procesadores de las tabletas solicitadas eran del 2018 y no del 2019, como eran el requerimiento del Ministerio de Educación.

“El Minedu ha tenido referencias desde Contraloría que los procesadores de esas tabletas no cumplían con los requerimientos. Si Lenovo no cumplía: ¿por qué los contrataron nuevamente? Ellos saben que los procesadores se fabrican cada año y tienen un rango de vida de 2 a 3 años máximo”, dice Yair Hernández, representante de Consultores y Soporte Cyscom SA, una de las empresas que participó del primer proceso de compra de las tabletas en junio, cuando resultó ganadora Topsale. En los últimos meses, Hernández envió una serie de oficios al Minedu alertando que las tabletas Lenovo no son las mejores para los estudiantes, pero todas sus cartas fueron ignoradas.

Una funcionaria, un ministerio

La nueva compra de las tabletas ha sido llevada adelante por un comité de selección, donde una de sus integrantes es Cecilia Sobrino Ampuero, jefa de la Oficina General de Administración del Minedu. Sobrino, según registros del Ministerio Público, está comprendida en dos investigaciones fiscales por delitos de colusión y corrupción de funcionarios. Las investigaciones datan del 2015 y 2019, pero, al parecer, no fueron impedimento para que el ministro Benavides la nombre en el cargo, en mayo último.

Reporte del Ministerio Público de Cecilia Sobrino, una de las funcionarias claves en la compra de las tabletas: tiene dos investigaciones abiertas. Abajo: uno de los correos enviados por Sobrino invitando a un fabricante a participar de la licitación.

 

Sobrino, incluso, cuenta con abogados pagados por el Estado para lidiar con las investigaciones del Ministerio Público, como dispuso una resolución del Minedu en diciembre del 2019. EL FOCO consultó al Minedu sobre el rol que cumplió Sobrino en la licitación de las tabletas y desde el ministerio respondieron que solo cumplió el papel “veedora”. Eso difiere con correos electrónicos en poder de El FOCO, donde se ve que ella es quien establece contacto con los fabricantes de las tabletas.

EL FOCO también hizo llegar otras preguntas al Minedu sobre la licitación de las tabletas. Sobre la vigencia de los procesadores utilizados en las tabletas, la entidad respondió: “Durante el proceso de evaluación realizado a las ofertas presentadas por todos los postores de tabletas, la Oficina de Tecnologías de Información y Comunicación y el equipo técnico de la Dirección de Innovación Tecnológica en Educación han realizado la validación de todas características técnicas solicitadas. Dentro de ellas se verificó que el año de fabricación sea del 2019 en adelante. Para ello, todas las empresas seleccionadas han presentado su declaración jurada y en la ficha de características técnicas también han precisado que los procesadores que han sido fabricados para este suministro son del año 2019 en adelante”.

¿Habrá verificado el Minedu la información que le dieron las dos empresas ganadoras? En el proceso en que se adjudicó la licitación a Topsale, la empresa brindó un certificado supuestamente emitido por la matriz de Lenovo donde la compañía aseguraba que las tabletas cumplían con todos los requerimientos y que tenían garantía de fábrica. Luego se supo por declaraciones del ministro Benavides que esta había brindado información falsa.

Sobre el historial de Deltron, el Minedu aseguró que la empresa se encuentra habilitada para participar de contrataciones con el Estado y que “no es posible impedir la participación, para el caso específico, de una persona jurídica por el solo hecho que tenga o no denuncia o investigación y/o se encuentre inmersa en un proceso en vía administrativa, judicial o arbitral”.

Al cierre de este reportaje, la Contraloría acababa de emitir un nuevo informe sobre la millonaria compra de tabletas del programa “Aprendo en casa”. El documento se centra en la adquisición de los paneles solares que ayudarán a que cargar las tabletas de los estudiantes que viven en zonas remotas del Perú. La Contraloría advierte en el informe que el Ministerio de Educación ha dejado de darles información sobre la licitación. La falta de transparencia, sin duda, produce desconfianza, sobre todo si la primera compra de tabletas estuvo plagada de irregularidades.

Actualización 01/10/2020

Tras la publicación del informe el Minedu remitió nuevas respuestas sobre la adquisición de las tabletas a las empresas Grupo Deltron y Máxima Internacional. En la carta, la entidad asegura que la “fecha de lanzamiento” de un procesador es una característica de “tipo comercial” y que solo pidió que la “fecha de fabricación” de los componentes sea “del 2019 en adelante”. Especialistas consultados sobre el tema, aseguran que, incluso, la “fecha de fabricación” de los componentes suele ser anterior a su “fecha de lanzamiento”, debido a que se fabrican con el objetivo de ser comercializados posteriormente.

Minedu responde sobre nueva… by El Foco

Esta entrada tiene 3 comentarios

  1. Rodrigo

    No dieron nada yo con un solo celular para 4 personaa

  2. Rodrigo

    No dieron nada yo con un solo celular para 4 persona

Deja una respuesta