Contraloría confirma que en Digemid hubo sorteo de vacunas de Sinopharm

Contraloría confirma que en Digemid hubo sorteo de vacunas de Sinopharm

Pese a encontrar irregularidades, la entidad que dirige Nelson Shack limpia de responsabilidad a Carmen Ponce, directora de Digemid y organizadora de la rifa de vacunas.
(Composición: Fabiola Granda)
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

Las responsabilidades penales y administrativas del caso Vacunagate comienzan a tomar cuerpo y, sobre todo, nombre. La Contraloría General acaba de elaborar un informe sobre las vacunas de Sinopharm que recibieron de manera clandestina funcionarios de la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid), la entidad encargada de autorizar los productos médicos que se aplican en el país contra la COVID-19.

El documento de la Contraloría determina quiénes fueron los funcionarios que se inocularon irregularmente las dosis y formaron parte del proceso de autorización para el ensayo clínico. En febrero pasado, EL FOCO dio a conocer que en la Digemid se realizó un sorteo para determinar los nombres las personas beneficiadas con las cinco vacunas chinas que el Ministerio de Salud entregó a la institución.

Carmen Ponce, directora general de la Digemid. Dos funcionarios involucrados en el caso Vacunagate informaron a la Contraloría que fue ella quien los invitó a inocularse la vacuna de Sinopharm. Ponce, pese a ello, sigue en el cargo. (Foto: Minsa)

Según la información obtenida por esta publicación, las vacunas fueron rifadas por orden de Carmen Ponce Fernández, actual directora de la Digemid. La instrucción de Ponce fue que cada jefe de área recolecte los nombres de los participantes del sorteo. La Contraloría, a través de testimonios, ha confirmado la rifa de vacunas Sinopharm en Digemid.

William Cortez Mendoza es funcionario de Digemid y fue uno de los ganadores del sorteo. Ante la Contraloría Cortez señaló que “fue invitado a participar en un sorteo en investigación y que recibió la invitación verbal de la señora Carmen Ponce”. Cortez recibió sus dos dosis de la vacuna china el 12 de septiembre y 3 de octubre del 2020, respectivamente.

Declaraciones de William Cortez ante la Comisión de Control del Minsa. Cortez asegura que fue Carmen Ponce, directora general de la Digemid, quien lo invitó a inocularse las dosis de Sinopharm.

Sofía Salas Pumacayo, quien fue hasta el 22 de febrero último la directora ejecutiva de la Dirección de Productos Farmacéuticos de la Digemid, fue otra de las funcionarias beneficiadas que dio su testimonio a la Contraloría. Salas dijo que fue “convocada a participar en el ensayo clínico para la administración de un producto en investigación por la directora general de la Digemid”. Y aseguró: “el mismo 12 de septiembre, la directora general (Carmen Ponce) le indicó la dirección de la Cayetano, donde debía asistir para la administración del producto en investigación”.

Un hecho relevante es que la directora de la Digemid, Carmen Ponce, en su declaración ante la Comisión Investigadora del caso Vacunagate, señaló que no tenía conocimiento de otras personas de su entorno laboral que hayan sido inoculados con las dosis. A la pregunta: “Invité a otras personas relacionadas al Sector o de sus ámbitos familiares o amicales a recibir dicha dosis”, Ponce respondió “No”, como se muestra en la documentación consignada por el grupo de trabajo. A la pregunta sobre si conocía de otras personas de su ámbito laboral que hayan recibido la vacuna, Ponce también marcó la respuesta “No”. Dos respuestas que contradicen abiertamente lo reportado por Sofia Salas y William Cortez ante el OCI del Minsa.

Sofia Salas, exdirectora de Productos Farmacéuticos de la Digemid, a la Contraloría: “Yo fui convocada a participar en el ensayo clínico (…) por la Directora General de la Digemid”.

Por otro lado, la Contraloría ha encontrado que Salas y Cortez no suscribieron el formulario de consentimiento informado que se pide a todo participante de un ensayo clínico. El Instituto Nacional de Salud (INS) y la Universidad Peruana Cayetano Heredia, instituciones encargadas del estudio, también han informado lo mismo. Es decir, en Digemid, la institución que supuestamente se encarga de autorizar e investigar el ingreso de medicamentos e insumos farmacéuticos, se violó el reglamento médico.

La Contraloría ha identificado que Salas y Cortez vulneraron los principios de respeto, probidad e idoneidad de la función pública. Sin embargo, lo más llamativo es que, pese a los testimonios, la institución que dirige Nelson Shack no encuentra responsabilidad alguna en Carmen Ponce, la actual directora de la Digemid, quien, según los testimonios recolectados por la misma Contraloría, fue quién ordenó que se organice el sorteo de las vacunas.

EL FOCO se comunicó con el departamento de Comunicaciones de la Digemid para recoger su pronunciamiento sobre el documento de la Contraloría. Sobre Sofía Salas dijeron que no habría un pronunciamiento pues ya no labora en la entidad. Respecto a William Cortez, indicaron que el señor es “nombrado”, de manera que sería responsabilidad del departamento de Recursos Humanos evaluar su permanencia en la institución. Sobre Carmen Ponce, la jefa de la Digemid, aseguraron que seguirá en su cargo con normalidad y que no podría dar declaraciones.

Deja una respuesta